header scripts tz toolkit
SOÑEIRO fisioterapia

Dolores Articulares

Los dolores neuromusculares y los dolores articulares (artritis, artrosis, artritis,
traumáticos, fibromialgias, fatiga crónica, …) son frecuentes en nuestro modo de vida sedentario, con jornadas laborales largas, junto con el trabajo doméstico.

El dolor muscular y el dolor crónico de espalda, hombros o rodillas es un problema generalizado, a causa de problemas cervicales o de lesiones en la columna vertebral que pueden estar originados por factores de tipo mecánico (exposición a vibraciones, el manejo, levantamiento y sostenimiento de cargas, posturas inadecuadas repetidas, debilidad muscular, … o factores psicológicos (estrés). Si a lo largo del tiempo no se corrigen estos factores, la lesión se agrava al afectar al nervio.

El dolor en los hombros, codos, pies y dedos y en las manos, rodillas y caderas, rodillas, pueden también estar ocasionados por un problema de espalda no corregido que se mantiene en el tiempo.

La medicina moderna no encuentra fáciles soluciones para eliminar estas frecuentes molestias

Debidamente diagnosticado y aplicado por un fisioterapeuta especializado, el tratamiento físico resuelve de forma eficaz gran cantidad de patologías causantes de dolor y disfunción, como -además de las relacionadas anteriormente- contracturas musculares, esguinces, desviaciones, tendinitis y otros procesos que afectan a músculos y articulaciones.

Especialmente, los dolores o malestar en el aparato locomotor como consecuencia de traumatismos, sobreesfuerzos, el mantenimiento de posturas incorrectas o movimientos repetitivos, pueden ser tratadas mediante manipulaciones, masaje, estiramientos, aplicación de frío, calor o corrientes eléctricas.

Recuperación Ortopédica

El tratamiento fisioterapéutico puede contribuir a mejorar los resultados de la mayor parte de las intervenciones realizadas habitualmente por el traumatólogo.

La cirugía, necesaria para solucionar un buen número de enfermedades, supone sin embargo una agresión física a los tejidos de las zonas implicadas, con frecuentes efectos como la aparición de cicatrices o adherencias que alteran y limitan la función de los tejidos afectados.

Una gran parte de los dolores y patologías relacionados con músculos, tendones, articulaciones, ligamentos y huesos pueden ser tratados, tanto en la fase inflamatoria más aguda como en la fase crónica, mediante los agentes físicos propios de la fisioterapia, evitando en muchas ocasiones los efectos secundarios negativos de un tratamiento exclusivamente quirúrgico o farmacológico.

El fisioterapeuta especialista en traumatología realiza, a partir del diagnóstico médico, una valoración detallada del paciente a partir del cual desarrolla un protocolo de acción terapéutica encaminado principalmente al:

Alivio del dolor.

Reducción de la inflamación.

Recuperación de la movilidad.

Recuperación funcional del paciente.

Tratamientos que contribuyen a una más rápida y segura recuperación de las zonas afectadas, evitando secuelas y acortando el período de convalecencia.

Para ello utiliza técnicas de masoterapia, kinesioterapia, magnetoterapia, electroterapia, ultrasonoterapia, hidroterapia, FNP (estiramientos analíticos en Fisioterapia), y todas cuantas derivadas de los agentes físicos considere oportuno realizar.

La fisioterapia traumatológica, o recuperación física de un paciente traumatológico, es una prescripción médica y debe ser realizada íntegramente por un fisioterapeuta para garantizar la eficacia del tratamiento.

Dolores Vertebrales

Los dolores vertebrales, neuromusculares y los dolores articulares (artritis, artrosis, artritis, traumáticos, fibromialgias, fatiga crónica, …) son frecuentes en nuestromodo de vida sedentario, con jornadas laborales largas, junto con el trabajo doméstico.

El dolor muscular y el dolor crónico de espalda, hombros o rodillas es un problema generalizado, a causa de problemas cervicales o de lesiones en la columna vertebral que pueden estar originados por factores de tipo mecánico (exposición a vibraciones, el manejo, levantamiento y sostenimiento de cargas, posturas inadecuadas repetidas, debilidad muscular, … o factores psicológicos (estrés). Si a lo largo del tiempo no se corrigen estos factores, la lesión se agrava al afectar al nervio.

El dolor en los hombros, codos, pies y dedos y en las manos, rodillas y caderas, rodillas, pueden también estar ocasionados por un problema de espalda no corregido que se mantiene en el tiempo.

La medicina moderna no encuentra fáciles soluciones para eliminar estas frecuentes molestias

Debidamente diagnosticado y aplicado por un fisioterapeuta especializado, el tratamiento físico resuelve de forma eficaz gran cantidad de patologías causantes de dolor y disfunción, como -además de las relacionadas anteriormente- contracturas musculares, esguinces, desviaciones, tendinitis y otros procesos que afectan a músculos y articulaciones.

Especialmente, los dolores o malestar en el aparato locomotor como consecuencia de traumatismos, sobreesfuerzos, el mantenimiento de posturas incorrectas o movimientos repetitivos, pueden ser tratadas mediante manipulaciones, masaje, estiramientos, aplicación de frío, calor o corrientes eléctricas.

footer scripys tz toolkit